Cuando era un niño me pasaba el día viendo las películas de Indiana Jones.

Siempre estaba fantaseando con viajar por todo el mundo descubriendo auténticos tesoros. 

Ahora ya soy un adulto pero me sigo sintiendo como el niño que siempre he sido.

Es verdad que ha cambiado una cosa y es que ahora muchas de mis fantasías son realidad.

En el video podréis ver muchos de los regalos que han pasado por delante de mis ojos,

momentos que me han ayudado a crecer, a aprender y sobretodo a valorar. Por eso doy gracias cada día. 

Disfrutemos del Paraíso que tenemos, de sus lugares mágicos que nos traen mensajes de otros universos,

de personas que nos marcarán de por vida y sobretodo de cada momento que nos haga sentir vivos. :)